martes, noviembre 14, 2006, Invocado por Apo a las 1:28 p. m.
El domingo decidimos tomarnoslo con tranquilidad, asi que pusimos rumbo al Museo de Oda en Harajuku. Dicho museo alberga mas de 12.000 ukiyo-e, las famosas ilustraciones japonesas realizadas por diversos autores en la era Edo. En nuestro caso, la exposicion que nos toco fue una comparativa entre obras de Eizan y Eisen, maestro y alumno respectivamente. Y sobre las ilustraciones en si deciros solamente que son excelentes (especialmente las de Eisen) y que las cambian cada cierto tiempo por aquello de la conservacion del papel (que luego restaurar es muy caro).


Elvis vive y esta en Tokio.

Ya por la tarde quedamos con Marc, el otro chico espa*ol en el puente de Harajuku para ver a los cosplayers... pero o bien hemos tenido muy mala suerte estas dos semanas, o es que los japoneses no tienen ni pajolera idea de como hacer un disfraz, !por diox que disfraces mas horrendos! Prefiero pensar en la primera opcion. Siguiendo nuestro camino nos encontramos con una "banda" de moteros (al mas puro estilo Elvis o Rebelde sin causa) que todos los fines se pone a bailar rock' n' roll en mitad de la calle. Se meten tanto en su papel que hasta casi linchan a un transeunte porque se habia chocado con uno de ellos.


Con todos ustedes Los satanases del infierno (Japan version).

Luego nos fuimos dando un paseo por el parque de Yoyogi. Aquel bucolico rincon del que os hable, los domingos se transforma completamente y se convierte en el escenario perfecto para que los jovenes grupos musicales nipones toquen en directo (venden sus propios CDs y hasta tienen manager y grupis XD). Tambien puedes encontrarte con varios puestos regentados por vagabundos (si, habeis leido bien) donde se venden articulos de segunda mano. Cada vez me gusta mas ese sitio :-).


Para todos aquellos que pedian fotos de mis compras: Emu -Edicion especial-, de Masakazu Katsura.

Ademas de lo mencionado en el parrafo anterior, se celebro alli mismo el Tokyo Dance Festival 2006, una party de musica electronica en la que pudimos ver a japoneses colocados pegando botes en compa*ia de algun que otro occidental (mucho aleman habia por aquellos parajes).Tras esto nos tomamos un cafe en Shibuya en compa*ia de Yuka, la novia japonesa de Marc, y nos volvimos para casita.


Un artbook del "maestro" Satoshi Urushihara.

Bueno querid@s sith, las Cronicas Tokiotas volveran en breve. Permaneced atent@s a vuestros monitores. See you!

Etiquetas: