jueves, septiembre 07, 2006, Invocado por Apo a las 1:21 a. m.
1984 es una de las tres obras cumbres de la antiutopía (junto con Un mundo feliz y Fahrenheit 451), también llamada distopía, escritas durante la primera mitad del siglo XX. En ella, George Orwell nos presenta un futuro en el que una dictadura totalitaria, bajo el nombre de Partido Único, interfiere hasta tal punto en la vida privada de los ciudadanos que resulta imposible huir de su control. Winston Smith, el protagonista de la historia, vive en un Londres dominado por el Gran Hermano (¿alguien pensaba que Telecinco había inventado el nombre?) y su Partido Único, lo cual se puede interpretar como una crítica de toda dictadura, aunque las analogías con el comunismo estalinista resultan evidentes. La novela cobra nueva vigencia en nuestra época, en la que el control a los ciudadanos se halla más perfeccionado y "oculto" que en ningún otro momento de la historia de la Humanidad.


División territorial del mundo en la novela.

Éso es precisamente lo que más angustia provoca de 1984: ha trascendido el ámbito puramente literario y podemos encontrar ecos de la novela en nuestra vida diaria.
Obviamente Orwell no era un profeta, no intentaba adivinar el porvenir, sino evitar un futuro posible mediante un relato que sacudiese/despertarse conciencias e indujese a la reflexión. El mañana previsto en 1984 resultaba terrible, no por el hecho de que su autor creyese que iba a tener lugar, sino porque intuía que, si las cosas seguían así, podría llegar a suceder. No hace falta echar la vista muy atrás para percatarse de ello. Valga como muestra la neolengua, el lenguaje que utilizan los personajes del libro, junto a la viejalengua (inglés), y que abogaba por la idea de un idioma de contrucción muy simple y con pocas palabras. Tomaré como ejemplo una frase de la propia novela: "¿Para que vas a decir que algo es malo? Sencillamente dices que es nobueno y nada más". La idea que el autor trata de transmitirnos es cristalina: si no existe la palabra no se puede pensar (sigamos pues pegándole patadas al diccionario al estilo Chuck Norris).


Él nunca lo haría... usar el diccionario, claro.

Pero lo que ha hecho de 1984 una obra indispensable de la literatura es su posible uso como "bola de cristal" con la que poder ver nuestro futuro (¿o debería decir presente?). La advertencia de Orwell parece haberse hecho realidad, aunque de una forma sutil y menos dañina para la sensación de libre albedrío. El futuro opresivo se ha convertido en un ahora en el que impera la sensación generalizada de libertad y comodidad, de utopía realizada, pero en verdad los mecanismos de control son los mismos.
La parte positiva de todo esto es que es una realidad (¿o era futuro?) más cercana a la pastilla azul de The Matrix que al mundo feliz de Aldous Huxley. Nos vemos en la habitación 101, mis querid@s sith.

Etiquetas:

 
10 Comments:


At 7/9/06 12:30, Blogger Ulin

Esta novela todavía no la he leido, pero dado que me he puesto con la sci-fi gracias a la colección de planeta es muy posible que la acabe pillando una vez termine con la saga de Ender.

Un mundo feliz me gustó mucho y la verdad es uqe presentan unas situaciones que podrían hasta resultar verosímiles
O... ¿Quien no pensó que Minority Report podría ser posible con la tecnología necesaria?

 

At 7/9/06 12:38, Blogger Apo

Cómo tienes la colección de Planeta te recomiendo que te leas cuanto antes (además de 1984) LA NARANJA MECÁNICA. Al principio cuesta un poco por el uso del lenguaje inventado por Burgess, pero una vez leídas 5 ó 6 páginas no puedes parar.

 

At 7/9/06 14:33, Blogger B166ER

Chacho, pues prestamelo. Que hace tiempo que no leo ningun libro (el manga me absorve)

 

At 7/9/06 14:52, Blogger Apo

¿Cuál? ¿1984 o La naranja mecánica? Dímelo porque mis poderes de adivinación no llegan a tanto :-P.

 

At 7/9/06 16:59, Blogger Pitágoras

Por cierto, a que viene eso de nos vemos en la habitación 101, ¿es algún tipo de proposición indecente? Picarón :D

 

At 7/9/06 18:21, Blogger Apo

Jejeje, no precisamente. La habitacion 101 es la sala de torturas en la que tus peores miedos se hacen realidad (en la novela, of course).

 

At 7/9/06 22:54, Blogger B166ER

Y como sabe el autor del libro que en la puerta de mi habitacion pone 101? Eso si que son poderes de adivinaciion xd.

 

At 8/9/06 10:23, Blogger Apo

En tu puerta no pone 101, sino 501 ¡borrachuzo :-P!

 

At 8/9/06 21:51, Blogger B166ER

Che, que yo solo llego borracho al ambulatorio. Si digo que pone 101 es que lo pone 1100100.

 

At 9/9/06 10:21, Blogger Apo

Igual que en el apartamento donde vive Bender XD.