miércoles, marzo 24, 2010, Invocado por Apo a las 7:02 p. m.
Sí hay un símbolo dentro del fumetti italiano ese es sin duda Dylan Dog. Icono y mito de toda una generación fue creado por Tiziano Sclavi para la editorial Sergio Bonelli allá por 1986. Fue el primero de la misma dedicado al género del horror y la fantasía, más tarde vendrían otros como Martyn Mistere, Nathan Never, etc.


Dylan en compañía de su celebérrimo ayudante.

Las historias de Dylan tratan de fantasmas, brujas, espíritus, elementos estos que Sclavi utiliza para representar las inquietudes, los deseos y miedos del ser humano. Muchas provienen de leyendas u obras ampliamente conocidas (el hombre lobo, Drácula, etc.) y otras son historias originales; pero sin olvidar nunca que, a pesar de lo sobrenatural y/o fantástico que normalmente rodea las aventuras y desventuras de este investigador privado, los verdaderos monstruos no son entes de ficción, sino personas guiadas por su miedo, su odio o sus más bajos instintos a cometer actos deplorables.


Raro es el italiano que no conoce este fumetti.

Sin duda el estar ambientada en Londres, fuera de su "país de origen" dota al cómic de una particular iconografía que en lo enriquece aún más si cabe. Es habitual encontrarse con referencias al cine, la música, e incluso la pintura (especialmente a Dalí). Valga como ejemplo que el domicilio del protagonista sita en Craven Road 7, homenaje al productor y guionista Wes Craven.


Hollywood lanzará la película a lo largo de este año (tengo miedo).

Pero sobre todo, lo que no dejará de fascinarme jamás es el hecho de que en Italia, Dylan Dog es una obra que ha atrapado a todo tipo de lectores, sé incluso de gente que no es aficionada al Noveno Arte pero que espera ansiosa todos los finales de mes a que el quiosquero de turno le proporcione sus dosis mensual de misterio de la mano del investigador de lo oculto... y su ayudante Groucho. Umberto Eco llegó a afirmar que podía leer La Biblia, Homero y Dylan Dog sin cansarse jamás. Ojalá en España tuviéramos algo así.

El sueño de la razón produce Monstruos, Francisco de Goya.

Etiquetas:

 
2 Comments:


At 1/4/10 12:29, Blogger Drhago

Ya existe una puaggg versión en celuloide...
Como tú, me da un cague con la nueva versión porque vivimos unos tiempos tan pésimos alrededor del cine.

 

At 1/4/10 21:14, Blogger Apo

Mi principal miedo es que se parezca a aquel horror titulado "The Spirit". ¡Ni mi Scarlett se salvaba en ese despropósito!